¿Te gustaría regalar tu propio cuento único y personalizado? Entra y consíguelo ahora

Francisco Javier y el cordero

Estaba Francisco Javier pastoreando en un campo cuando vio acercarse a un cordero. El cordero se quedó mirándolo unos instantes y luego se acercó a Francisco Javier, dándose a conocer como «su destino». A partir de ese momento, Francisco Javier y el cordero se volvieron inseparables. Durante los meses siguientes, caminaban juntos por los campos, cuando el cordero no iba pastoreando con el rebaño. Francisco Javier se sentía feliz a su lado y sabía que el cordero era el amor de su vida.

Un día, sin embargo, Francisco Javier se despertó y el cordero no estaba a su lado. Lo buscó por todos lados, pero no lo encontró. lloró amargamente durante días, hasta que un día, una noche, oyó un ruido en la puerta de su casa. Al abrirla, vio al cordero, que había vuelto a él. A partir de ese momento, supo que el cordero sería su compañero para siempre.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)