¿Te gustaría regalar tu propio cuento único y personalizado? Entra y consíguelo ahora

Sebastian y la iguana

Sebastian era un niño común y corriente, o eso es lo que parecía a simple vista. Sin embargo, Sebastian tenía un secreto. Él podía hablar con los animales. Un día, mientras jugaba en el patio de su casa, Sebastian vio a una iguana caminando por el césped. El niño se acercó a la iguana y le preguntó: «¿Cómo te llamas?». La iguana le respondió: «Mi nombre es Lucía». Sebastian quedó sorprendido y le dijo: «¡Eso es un nombre muy bonito! ¿De dónde eres?». Lucía la iguana le respondió: «Soy de un lugar muy lejano, pero me gustaría ver el mundo». Sebastian le dijo: «¡Yo también! ¿Quieres venir conmigo?». Lucía la iguana aceptó y así comenzó una gran aventura. Sebastian y Lucía recorrieron el mundo juntos y se hicieron muy buenos amigos.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)